saber abierto
universidad del Valle

INICIO / ARTíCULO PRINCIPAL

Universidad, discapacidad y TIC
Un largo camino hacia la inclusión

Según el censo nacional realizado en el año 2005, cerca de 30.000 personas sordas tendrían hoy la edad promedio en la que los colombianos ingresan a una carrera universitaria. Pero, en términos reales, factores como el acceso tardío a la educación formal desde edad temprana y la falta de preparación de las instituciones educativas hacen que el ingreso de personas con discapacidad auditiva a la educación formal universitaria sea todavía muy difícil. El profesor Lionel Tovar, director de la Tecnología en Interpretación para Sordos y Sordociegos de la Universidad del Valle, quien realiza, con el apoyo de la Dirección de Nuevas Tecnologías y Educación Virtual, DINTEV , los recursos educativos de video que harán parte de un Curso Masivo Abierto y en Línea, MOOC, como resultado de su proyecto de investigación de Modalidades Discursivas en Lengua de Señas Colombiana, opina respecto de la inclusión de las personas sordas que



es solo en las últimas décadas que ha habido ese movimiento. Uno diría que si tenemos sentencias de la Corte Constitucional que dicen que cualquier entidad educativa, así tenga un estudiante discapacitado sordo, tiene la obligación de darle medios como el servicio de interpretación, para que pueda escuchar las clases y a sus compañeros, pensaríamos que todas las instituciones tendrían que cumplir con eso, pero no se va a cumplir fácilmente porque, para empezar, aún no tenemos un número suficiente de intérpretes de lenguas de señas que estén capacitados para ser intérpretes a nivel universitario, eso es algo que tiene que ver en gran parte, con el desarrollo mismo de la lengua”..



Propuestas e investigación con el uso de TIC



En el caso de las personas con discapacidad auditiva, las TIC también pueden ser de gran ayuda en su proceso de formación. El profesor Tovar, quien desde hace muchos años viene realizado trabajos de investigación sobre este tema, cree que con herramientas multimedia como el video



ellos pueden seguramente, tener una idea mucho más clara de aquellas cosas sobre las que pueden estar leyendo o pueden estar viendo en lengua de señas a través de un intérprete y que no les queden ciento por ciento claras. En la investigación que estoy haciendo sobre las modalidades discursivas, a veces para que a ellos les quede claro un concepto o una afirmación que yo les pongo para que la lean, me toca recurrir a internet y buscar sobre todo ilustraciones y videos para que les quede claro lo que yo les quiero decir. Entonces sí, evidentemente, ellos ven claramente y mucho más que nosotros porque siendo sordos ellos se dan cuenta de cosas que normalmente nosotros no vemos, por así decirlo se ve más con la vista de lo que nosotros podemos oír con la audición”..

Para el profesor Tovar, las personas sordas en Colombia, al igual que muchas personas oyentes, no tienen acceso al lenguaje académico



sin el lenguaje de las disciplinas, tú no tienes acceso a las disciplinas, sin ese conocimiento te puede ir mal así seas oyente, pero sobre todo si eres sordo, entonces lo primero que hay que hacer es asegurarles el acceso al lenguaje de las disciplinas, eso se puede hacer mínimamente con una educación bilingüe en que se introduce el niño a la educación en su propia lengua de señas, y, poco a poco, a medida que ya ha consolidado la lengua de señas, aun para hablar de cosas que cada vez son más contextualizadas en el tiempo y en el espacio, ya se le comienza entonces a enseñar la lengua escrita como una segunda lengua; eso es una forma de hacerlo.”..

El profesor Tovar explica que lo que se ha hecho tradicionalmente es que se trata de enseñarles el español y el español escrito y, en algunos casos, que aprendan a producir sonidos y a leer los labios, pero para él lo importante es que aprendan el lenguaje académico.



Hay sordos profundos que los educan con un enfoque oralista, sin la lengua de señas, para que usen solamente la lengua oral del entorno, así sea solamente leyendo los labios, y, si tienen muy buen apoyo, generalmente se requiere de mucho dinero, lo logran, y pueden llegar a ser personas que llegan a las universidades y se gradúan.”..

Angélica Muñoz, una de las tres personas con discapacidad que trabajan con el profesor Tovar el proyecto de Modalidades Discursivas en Lengua de Señas Colombiana, tiene 31 años, estudios en diseño y se desempeña como modelo lingüística en el Instituto de Terapia Especial para los Sentidos ITES, comenta sobre el proyecto:




La mayoría de los sordos, en opinión del profesor Tovar, requerirían de una educación bilingüe, pero esa no es una preocupación del Estado;



porque la idea que tiene de la inclusión es que las personas que tienen cualquier discapacidad no deben estar aparte porque es una forma de discriminación y, sin embargo, no se dan cuenta de que en el caso de los sordos no es cuestión de discriminación, sino una necesidad lingüística porque ellos tienen otro canal de comunicación, nosotros usamos el auditivo-vocal, ellos utilizan el de la visión, espacial-gestual, entonces realmente lo ideal sería que ellos tuvieran educación aparte aunque fuera la primaria, pero no se está haciendo así”..

Por esto el profesor Tovar está trabajando en otros dos proyectos con la DINTEV, que están en proceso de financiación (u obtención de los recursos necesarios), uno, un diccionario multimedia de lengua de señas colombiana que incluya tanto el vocabulario de la comunicación interpersonal básica, como el de la suficiencia comunicativa cognitivo-académica, que provea de un glosario terminológico para la urgente formación de intérpretes que se necesitan en todas las áreas curriculares de la primaria, secundaria y en la educación superior. Cada lema en el diccionario



irá acompañado de un video de la forma citada de la seña, de un espacio para sugerencias de otras señas, de una definición en español y de un espacio para comentarios que se requieran sobre rasgos no manuales que acompañen a la seña”..

Y el otro, la virtualización del programa de Tecnología en Interpretación para Sordos y Sordociegos cuyo objetivo es



formar tecnólogos en interpretación en lengua de señas colombiana y castellano para sordos y sordociegos, que garanticen una mayor y mejor cobertura de las necesidades de intercomunicación de este sector minoritario de la población con la sociedad mayoritaria oyente, posibilitando así una verdadera inclusión en la vida civil”..



Discapacidad en la Universidad



Lady García tiene 25 años y cursa noveno semestre de la Licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad del Valle. Va con un bastón, que le sirve de guía, atravesando la Facultad de Ciencias para llegar a tiempo a su clase de las seis. A esta hora todavía se atreve a desplazarse sola.




Ante las dificultades, Lady ha encontrado estrategias para movilizarse y cumplir con sus labores académicas; frecuentemente usa las ayudas que ofrece la Universidad para personas con limitación visual:


Cuando iniciamos semestre, siempre hago un recorrido con mi monitor por los salones en los que tengo clase y me aprendo el recorrido. Ya en las horas de la noche siempre trato de salir con algún compañero y hago el uso de mi bastón”.

Porque desde 1992, la Universidad del Valle ha proporcionado facilidades a los estudiantes que presentan discapacidad, especialmente visual, para que puedan llevar a cabo sus actividades académicas y sociales. Por ejemplo, Lady, que es una entre trece estudiantes registrados con discapacidad que estudian en la Universidad del Valle cuenta con un monitor cada semestre:



Yo lo utilizo cuando tengo los parciales. Trato de no consumir mucho las horas porque me dan sólo tres diarias. Entonces me toca explicarles a los profesores que ese monitor va a estar allí para que me escriba”.

Cada semestre Lady le recuerda a sus profesores su condición de discapacidad y les hace las recomendaciones pertinentes; la mayoría de docentes se muestran receptivos a sugerencias como que todo lo que escriban en el tablero lo digan en voz alta, o que si van a trabajar con imágenes o videos, estos sean enviados con anterioridad para poderlos revisar. Pero no siempre es así,



este semestre me pasó que un profesor puso un mapa en el que había que pintar y hacer otros procesos, es algo que yo no podía realizar, lo tuvo que hacer mi monitor, pero no es la forma correcta en la cual yo podría acceder a ese parcial”.

Rediversia, programa de la Escuela de Rehabilitación Humana liderado por la profesora Mónica Carvajal, tiene como fin trabajar por la inclusión de las personas diversamente funcionales en lo educativo, laboral y cultural; es responsable de capacitar a estos monitores con la perspectiva de que no sea solo una asistencia, sino que también puedan ayudar a promover la autonomía y la independencia de las personas con discapacidad.


La profesora Carvajal explica que a partir de estudios de caso, con consentimiento informado de las personas con discapacidad que participaron, Rediversia, con los estudiantes en práctica que soportan el programa, está diseñando perfiles de apoyo que les permitan brindar asistencia a estas personas atendiendo sus necesidade específicas. El proyecto busca realizar un análisis sistémico de la población en situación de discapacidad en la Universidad del Valle partiendo de cómo viven estas personas su experiencia universitaria desde sus condiciones funcionales (el tipo y grado de discapacidad), en relación con las características del contexto (sus necesidades en el desarrollo de sus actividades en la Universidad).



Lo que hace Rediversia con esta información es movilizar instancias, tanto dentro como fuera de la Universidad, para que se otorguen los apoyos que las personas en condición de discapacidad necesitan, que pueden ser de aprendizaje, movilidad, académicas, psicológicas, entre otras, con el fin de que en el caso de los estudiantes se facilite su permanencia en la Universidad”.

Otra de las ayudas que tienen estos estudiantes es el salón de discapacidad en el cuarto piso de la biblioteca que, mediante las tecnologías de la información y la comunicación, TIC, les permite acceder a información digital e impresa e imprimir en Braille. Está dotado con computadores que tienen instalado el software Jaws; un lector de pantallas especial para ciegos o personas con baja visión, All Reader, que describe Lady como



un escáner para documentos que nos permite luego leerlos”

y un magnificador de textos. Lady también ha encontrado en las aplicaciones para dispositivos móviles ayudas para su proceso de formación, como aquella que captura la pantalla de su teléfono y que luego le describe lo que hay en la imagen y otras tecnologías más convencionales, pero no por ello menos útiles, como la grabadora de voz.


La DINTEV ha realizado aproximaciones al diseño universal en algunos de los proyectos en los que ha acompañado y asesorado a las dependencias y unidades académicas de la Universidad, como es el caso del recorrido de acceso y visita virtual a las bibliotecas. Para este proyecto se contó con la participación activa de estudiantes ciegos, lo que derivó en un material que puede ser usado por ellos, atendiendo a sus necesidades específicas, y por cualquier usuario que lo requiera. Hoy la comunidad con discapacidad de la Universidad del Valle tiene otras necesidades a las que se pueden brindar soluciones desde el uso de las TIC; como la de desplazamiento, aprovechando herramientas de geolocalización. En palabras de Mauricio Giraldo, egresado del programa de Sociología que tiene una discapacidad visual,



lo más importante es que se cuente con los usuarios con discapacidad desde el momento de la planeación de estas propuestas”



Hacia una política institucional de discapacidad e inclusión de la Universidad



Sin embargo, hay todavía mucho por hacer, por lo que la Universidad del Valle el 12 de Julio de 2013, acordó adoptar y ejecutar la “Política Institucional de Discapacidad e Inclusión de la Universidad”, mediante el Acuerdo No. 004 del Consejo Superior. La Política es el resultado del trabajo realizado por diferentes estamentos de la Universidad, y persigue considerar la discapacidad como un elemento transversal a las funciones sustantivas de la Universidad.


Este acuerdo faculta a los diferentes actores de la Universidad a generar procesos de inclusión que permitan la formación de personas con diferentes discapacidades, mejorar los procesos de acompañamiento para los estudiantes con discapacidad, obtener recursos académicos y tecnológicos que favorezcan su autonomía dentro de la institución, crear mecanismos de formación y participación que permitan impulsar la investigación, la producción académica y la vinculación de la Universidad con redes locales, nacionales e internacionales sobre discapacidad y sobre educación.


Daniela Palma es terapista ocupacional de la Universidad del Valle, trabaja en el programa de la Vicerrectoría de Bienestar Universitario: Discapacidad, Universidad Saludable y Deporte. Para ella,



con la implementación de este programa se busca poder cumplir con los compromisos que se tienen en la política institucional de discapacidad, como el de consolidar una cultura institucional de reconocimiento a la discapacidad o el de diseñar y poner en marcha el sistema general de información integrados sobre discapacidad en la Universidad”.

Para la implementación de estos compromisos, el proyecto busca desarrollar un número de actividades anuales, como por ejemplo, aquellas encaminadas a generar toma de conciencia sobre discapacidad en cada uno de los estamentos de la comunidad universitaria, como docentes y funcionarios no-docentes. Palma dice que fue


en esas actividades buscamos que sea la población con discapacidad la que las lidere, donde se puedan dar discusiones y hacer un reconocimiento, por ejemplo, de qué están haciendo las personas con discapacidad, cuáles son sus agrupaciones, cuáles son los temas que ellos quieren discutir actualmente”.

Para estos y otros proyectos que han sido asesorados y coproducidos con la DINTEV, se ha contado con la participación de la comunidad con discapacidad tanto al interior de la Universidad como por fuera de ella. Se espera a corto plazo y en los proyectos de virtualización e incorporación de TIC que tiene esta dependencia, incorporar los requerimientos básicos de diseño universal de tal forma que los materiales puedan ser accesibles a todos los usuarios.